Ëlla y ADN WINTER, habían encontrado el archivo de LA DIMENSIÓN DE LA EXPERIENCIA en un ‘pen’, en una memoria extraíble,  uno de esos chupones de información. Quién nos iba a decir  que algún día podríamos llevar nuestra información dentro del bolígrafo. Pero si, incluso eso se había vuelto obsoleto. La información se perdía. Mejor sin duda es subirlo a la nube.

El porqué del porqué no estaba en la nube es una historia larga de contar. Pero de rápida solución. Pues ellos se pusieron de inmediato a la tarea y en un abrir y cerrar de ojos todo el mundo tuvo acceso al documento. Duraba: 4:25, las cifras eran como versículos. Decía: «Mi propio contenido, una energía que profundamente soy».

La averiguación de lo que somos, es una de las tareas fundamentales para nuestra propia subsistencia.